LlamarPresupuesto

Nubia, Egipto: información para tu viaje, con excursión a un poblado nubio

Para aquellos viajeros que desean explorar el país más allá de los monumentos faraónicos, una de las mejores propuestas es descubrir qué y cómo es Nubia, en el Egipto meridional. En esta página te contamos algunas claves sobre el pueblo nubio, desde su historia hasta sus rasgos físicos, pasando por las principales manifestaciones de la cultura nubia y sus tradiciones más arraigadas. Y recuerda que si deseas conocer en persona todo lo relacionado con Nubia, Egipto Exclusivo puede organizar un viaje centrado en ella o bien planificar otras experiencias más breves pero igual de interesantes, como una excursión a un poblado nubio o un espectáculo musical. 

Dónde está Nubia y cómo es el pueblo nubio

No lo busques en el mapa: no existe ningún Estado o Gobernación que se llame Nubia. Ni en Egipto ni en Sudán, su vecino del sur. Entre ambos países está lo que históricamente se ha considerado territorio nubio, entre la primera catarata del Nilo (Aswan, Egipto) y la sexta catarata (Jartum, Sudán). 

Por lo que concierne a Egipto, el país englobaba la mayor parte de lo que se conoce como Baja Nubia, entre la primera catarata y la segunda. Sin embargo, con la construcción de la Presa Alta de Aswan y la consiguiente formación del Lago Nasser, todo ello desapareció bajo las aguas de ese gran embalse artificial. 

Dónde están los nubios

En la actualidad, es más propio hablar de ‘pueblo nubio’ que de Nubia: en Egipto ya no existe un territorio geográfico más o menos definido que los englobe de manera homogénea. Ahora, los nubios están repartidos por diferentes lugares, donde han luchado por mantener viva su cultura y evitar que su tragedia social quedara en el olvido. 

Algunos decidieron permanecer en la zona, instalándose en Aswan, ciudad que siempre ha mantenido estrechos lazos con esta población. Aquí, los poblados nubios principales se encuentran en la isla Elefantina, aunque por el resto de la ciudad o incluso en la orilla occidental del Nilo es fácil identificar construcciones nubias, en unas ocasiones viviendas y en otras, establecimientos como cafeterías.

Otros muchos, en cambio, se desplazaron más al norte, formando una populosa comunidad en la ciudad de Kom Ombo, así como en Nasr Nouba. Otros decidieron poner rumbo más allá, llegando incluso a la capital, El Cairo, aunque en esta ciudad están integrados de forma más general, sin crear barrios o poblados nubios como sí han hecho en Aswan.

Región de Nubia

Cómo son los nubios

Decíamos más arriba que el territorio de Nubia en Egipto solía recibir el nombre de Baja Nubia, siendo la Alta Nubia la correspondiente a Sudán. Sin embargo, también cabe recordar que tiempo atrás se la conocía como Baja Etiopía. Por ello, en la ópera Aida de Giuseppe Verdi, ambientada en el Antiguo Egipto (y estrenada mundialmente en El Cairo, como te contamos en esa página), el personaje principal, Aida, es una princesa etíope, aunque en realidad se trata de un personaje nubio.

Contamos esta anécdota porque nos da pistas de cómo son los nubios, a quienes es fácil distinguir físicamente: su estatura, por lo general, es más alta y su piel, más oscura, lo que no evita que muchos de ellos luzcan unos ojos sorprendentemente claros. De hecho, el término ‘etíope’ fue utilizado por los antiguos griegos y mantenido por los romanos, y significaba “los de rostro quemado”, en relación al color de su tez.

A ello se suma su lengua propia, emparentada con otras de Sudán. Por ello y por otros muchos rasgos de la cultura nubia, se les considera un grupo étnico diferente al resto de los que habitan en Egipto, claramente diferenciados del grupo árabe mayoritario y los otros minoritarios, entre ellos los beduinos del Sinaí, los bereberes de Siwa o los gitanos.

Pueblo Nubio

Historia de Nubia

La historia de la Baja Nubia presenta periodos en común con la de Egipto, pero también etapas de desarrollo propio, relacionados con sus vecinos del sur (actual Sudán), con los que ha tenido siempre una gran afinidad política y cultural. Aquí hacemos un breve repaso a todo ello.

Nubia en la Antigüedad: Wawat, entre Egipto, Kush y Meroe

La historia del pueblo nubio se remonta muy atrás en el tiempo y está estrechamente relacionada con la del Antiguo Egipto, pero también con la de su coetáneo vecino al sur: el Reino de Kush, que ocupaba el tramo del Valle del Nilo del actual Sudán, aproximadamente. Por eso, el término cusita o cushita también se utiliza como sinónimo de ‘nubio antiguo’. Este Reino de Kush era una entidad política y administrativa netamente nubia, con la que los faraones egipcios comerciaban pero también rivalizaban.

A caballo entre el Antiguo Egipto y el Reino de Kush se encontraba Wawat, el nombre con el que se conocía al territorio situado entre la primera catarata (donde hoy está Aswan) y la segunda catarata (ya en tierras sudanesas). Su dominio recayó, durante la mayor parte de la historia, en manos de los monarcas egipcios. En momentos de esplendor y expansión territorial, algunos faraones sometieron algunas partes de este reino, como Sesostris I y Sesostris III (Imperio Medio, Dinastía XII). En otras ocasiones, la frontera entre el Antiguo Egipto y el Reino de Kush era un lugar en el que desplegar la propaganda faraónica, como hizo Ramsés II con Abu Simbel, en un acto de mostrar su fortaleza a los nubios.

El interés del Egipto faraónico en Nubia no era casual: sus relaciones comerciales o sus incursiones militares se debían, en buena medida, a la abundancia de oro en sus minas. Aunque este metal precioso también se extraía de algunas minas situadas en lugares más cercanos, como Kom Ombo, o incluso se importaba de otros territorios de Asia, los yacimientos auríferos de Nubia eran probablemente los mejores. De hecho, el nombre que le dieron los antiguos egipcios a esta zona fue Nebu, ‘el país del oro’, y ese podría ser el origen del nombre actual. 

Pero en determinados periodos de debilidad faraónica, el Reino de Kush extendía su poder o influencia por Wawat. Ejemplo de ello fue el Segundo Periodo Intermedio, cuando la invasión del país por parte de los hicsos propició que una dinastía cusita tomara el mando de Wawat o Baja Nubia. Y mayores implicaciones tuvo incluso la Dinastía XXV, originaria de Napata (capital del Reino de Kush), que en los siglos VIII y VII a.C extendió su poder más allá de la Baja Nubia, primero por el Alto Egipto y luego por todo el país, reunificándolo bajo el mando del rey cusita Shabako y desplazando a las dinastías XXII, XXIII y XXIV, que gobernaban coetáneamente en otras regiones del Antiguo Egipto.

A mediados del siglo VII a.C comenzó el repliegue de los cusitas hacia su territorio original, lo que a la postre fue definitivo: derrotados y empujados por los asirios, Napata empezó a perder poder en favor de Meroe, que ya la había sustituido en su rol de capital hacia el siglo IV a.C. Entonces, se produce un cambio de periodo: el Reino de Meroe, cuya capital estaba más alejada de la frontera con Egipto, se distanció de sus vecinos del norte y su cultura se africanizó, aunque en el pueblo nubio pervivieron algunas manifestaciones que relacionadas con los egipcios, como pueden ser las famosas Pirámides de Meroe. 

Tras este periodo, la Baja Nubia se considera a menudo una zona de ‘colchón’ o transición entre Egipto y Meroe, pero donde algunos detalles nos muestran la huella de los gobernantes ptolemaicos en el pueblo nubio. Por ejemplo, en templos construidos en este tiempo y que, tras el surgimiento del Lago Nasser en los años 60, fueron enviados a otros países por la ayuda arqueológica prestada en la zona. Por ejemplo, el Templo de Debod de Madrid, originalmente levantado en esta zona y en este periodo.

La religión en aquel entonces era el resultado del sincretismo del panteón egipcio con divinidades locales. En cambio, uno de los legados más importantes del final del periodo grecorromano (siglo IV d.C) fue la aceptación del cristianismo, que fue traído hasta aquí por monjes y eremitas. Su mensaje caló hondo y llevó a la conversión y readaptación de numerosos templos de la Baja Nubia. También de este periodo podría derivar la otra etimología de Nubia, pues los romanos la llamaron Nobatia.

Nubia en la Edad Media

El nombre de Nobatia se mantuvo cuando la zona se estableció como reino cristiano independiente, con capital en Faras (siglos IV-VI), hoy sepultada bajo las aguas del Lago Nasser. Ante el avance árabe en Egipto, a mediados del siglo VII, Nobatia tejió alianza con otro reino cristiano y nubio de la zona: Makuria, con capital en Dongola, posteriormente reino propio con el que Nobatia renovó su alianza. Esta unión propició la resistencia inicial al intento de conquista musulmana, ante la que los nubios se defendieron con estrategias de guerrillas y escaramuzas.

Así se mantuvo la Baja Nubia durante los siguientes siglos, en los que perdió contacto comercial con Aswan, la entonces ciudad fronteriza del sur de Egipto. Pero progresivamente se fue produciendo una arabización cultural, que tuvo su punto de inflexión hacia el siglo XIV: el hundimiento del reino de Dongola hizo que la Baja Nubia quedara bajo dominio egipcio, ya con el Islam como religión principal. En cualquier caso, en tierras egipcias la religión cristiana ha mantenido gran pervivencia hasta bien entrada la Edad Media. Aún hoy los nubios frecuentan las iglesias en calidad de creyentes coptos, tanto en territorio egipcio como sudanés, como puede apreciarse por ejemplo en Aswan.

Nubia en tiempos modernos

En el siglo XIX, desde el gobierno de Mehmet Alí, el control de Nubia por parte de Egipto llegó más al sur, hasta el reino de Sennar, que durante varios siglos fue un sultanato independiente. Sin embargo, la colonización británica cambió la situación de toda la zona geográfica: cuando se puso fin al Protectorado Británico a comienzos del siglo XX, Nubia quedó definitivamente dividida entre Egipto (Baja Nubia) y Sudán (Alta Nubia).

Sin embargo, la existencia de la Baja Nubia fue muy breve, de apenas unas décadas, puesto que en los años 60 las aguas del Lago Nasser sepultaron todos los poblados desde la primera catarata hasta casi la segunda, es decir, la práctica totalidad de la Baja Nubia. Y el pueblo nubio se vio obligado a trasladar sus hogares a otros lugares, como hemos comentado más arriba.

La cultura nubia

Aunque territorialmente ya no exista la Baja Nubia, en Egipto su legado sigue vivo, especialmente en el corazón de las gentes de este grupo étnico. Muchos son los esfuerzos que se han realizado para conservar la cultura nubia, que ahora se puede disfrutar en otros puntos del país por medio de excursiones a poblados nubios y experiencias etnográficas, como mostramos más abajo. 

En esas experiencias, el visitante descubrirá los rasgos principales de la cultura nubia, que son los siguientes:

  • Arquitectura: las construcciones de los nubios se caracterizan por su humildad y son en su mayoría casas de adobe, que a menudo presentan cúpulas o techos abovedados y que se recubren con cal o yeso. En ellas se despliega un gran derroche ornamental, tanto en los colores de las paredes exteriores como alrededor de las puertas, con objetos de cerámica incluidos
  • Música y danza: es otra de las grandes expresiones de la cultura nubia, con grandes artistas que han gozado de cierto éxito internacionalmente, como Ali Hasan Kuban. Los ritmos nubios suelen ser cadenciosos y las voces, ásperas y nasales, por lo que a menudo se compara con el blues, aunque con un colorido sonoro muy diferente: el que proporcionan sus instrumentos musicales, como son el oud (guitarra de madera en forma de pera) y el douff (tambor bajo). Por lo que respecta a la danza, se trata del mejor complemento a las melodías nubias, a menudo en grupos de hombres y mujeres que realizan movimientos rítmicos y suaves
  • Vestimenta y estética corporal: otro de los aspectos que más llama la atención cuando se entra en contacto con los nubios es su estilo original. En primer lugar, por sus ricas vestimentas, especialmente las mujeres en espectáculos y ocasiones señaladas, pues visten túnicas largas de vivos colores con bordados. Y en segundo lugar, por su estética personal, tanto con artículos de orfebrería como collares, pendientes o colgantes, como con los famosos tatuajes de henna. Aunque esto último es algo propio de todo el país, en lugares como Aswan es habitual que los realicen mujeres nubias, por lo que aplicarse uno en el propio cuerpo es una interesante forma de interactuar con miembros del pueblo nubio
Ropa tradicional Nubia
Hombre con ropa tradicional Nubia

Dónde hacer una excursión a un poblado nubio

Hacer una excursión a un poblado nubio es probablemente la opción más sencilla de adentrarse en la cultura de este pueblo. Pasear por sus calles permite tomar contacto rápidamente con una de las características distintivas de su cultura: sus casas humildes y coloridas, en ocasiones decoradas con simpáticos dibujos sobre las paredes.

Por desgracia, no son muchas las opciones para hacer una excursión a un poblado nubio, pues la mayoría de ellos desaparecieron bajo las aguas del Lago Nasser. Sin embargo, hay varios asentamientos que han adquirido gran popularidad entre los viajeros. Estos son dos, que puedes descubrir de la mano de nuestra agencia.

Excursión al poblado nubio de Gharb Soheil

Gharb Soheil representa, probablemente, la mejor excursión a un poblado nubio, por varias razones. Por ejemplo, por su ubicación: se encuentra a unos cinco kilómetros en línea recta desde el centro de Aswan, aunque para llegar hasta aquí tendrás que emplear un barco. Eso es precisamente lo que le añade mayor encanto a esta excursión, pues el poblado nubio se ubica en la orilla occidental del río, más allá de la isla de Sehel y antes de llegar a la Presa Baja.

También se puede considerar la mejor excursión a un poblado nubio porque se trata de la más fiel recreación de las pequeñas localidades que existían a orillas del Nilo en la Baja Nubia, antes de que quedaran anegadas por las aguas del Lago Nasser. Sus calles con coloridas casas y ambiente populoso, donde no falta su mercado callejero, muestran al viajero una cara nueva de Egipto. Sus originales establecimientos y la posibilidad de acceder a algunas casas, cuyos propietarios muestran de buena gana, son otros atractivos de esta excursión al pueblo nubio de Gharb Soheil.

Pueblo Gharb Soheil
Colorido restaurante en el pueblo de Gharb Soheil

Excursión al poblado nubio de la isla Elefantina

La excursión al poblado nubio de la isla Elefantina, en el cauce del Nilo a su paso por Aswan, es otra interesante opción para cualquier viajero. En este caso, el atractivo no radica tanto en el viaje, puesto que hasta aquí se llega en cuestión de minutos con un transbordador desde el puerto del centro de la ciudad. Pero sí en su la riqueza de propuestas culturales que existen en el entorno.

Aquí, las propuestas hosteleras son algo más sofisticadas, sin perder por ello el carácter genuino de la cultura nubia. Pero además, en sus inmediaciones se encuentran algunos de los grandes reclamos turísticos de la ciudad de Aswan: los yacimientos con los templos de la época faraónica y el Museo de Aswan. También se encuentra en esta zona Animalia, un humilde espacio donde se exponen animales autóctonos y que es también un lugar en el que conocer a fondo la cultura nubia. Por ello, la excursión al poblado nubio de la isla Elefantina es muy sencilla de hacer.

Isla Elefantina Nubia
Isla Elefantina Nubia

Otras formas de disfrutar de Nubia en tu viaje

La excursión a un poblado nubio no es la única forma de conocer su cultura. También es posible organizar otros eventos o actividades en las que el viajero puede conocer de primera mano algunos detalles de la cultura nubia, sin necesidad de organizar una excursión como tal. Esto es algo muy práctico para quienes están haciendo turismo en Aswan y desean intercalar alguna de las siguientes propuestas en el programa de viaje:

  • Una cena tradicional: en los poblados nubios y fuera de ellos, repartidos por ciudades como la de Aswan, hay numerosos restaurantes en los que es posible degustar platos típicos de esta cultura. Por ejemplo, Taamiya o Ful medames
  • Shows de música y danza: como decíamos, esta es una de las manifestaciones más auténticas de la cultura nubia. Por ello, en ciudades como Aswan o Kombo Ombo es posible disfrutar de actuaciones y espectáculos. Puedes preguntar en las oficinas de turismo de ambas ciudades pero, como las propuestas no siempre coinciden con las fechas del viaje, puedes ponerte en contacto con Egipto Exclusivo para organizar una actuación a medida. Nos encargaremos de reunir a los mejores artistas para vosotros, como colofón final a una cena, por ejemplo
  • Museo de Nubia de Aswan: situado ‘en tierra firme’, muy cerca del mencionado puerto y también del Cementerio fatimí y el Obelisco inacabado. El Museo de Nubia es probablemente el mejor de la ciudad en cuanto a instalaciones, pero también en lo relativo a la calidad de las piezas expuestas y a las recreaciones etnográficas que el visitante puede encontrar
  • Visitas a casas nubias: a menudo reconvertidas en restaurantes o guesthouses, visitar por dentro una casa puede ser una bonita experiencia como parte de una excursión a un poblado nubio. Viviendas que suelen estar orientadas al Nilo y que son consideradas muy sostenibles por el empleo de materiales de la zona, como el adobe. No suele faltar el patio arbolado con palmeras y en cuanto a la decoración, es habitual que cada familia tenga su propio patrón para ornamentar paredes o puertas, como se encargará de explicarte su propietario o el guía que os acompañe

Como ves, las propuestas son muy variadas para conocer todo lo relacionado con la cultura nubia. Egipto Exclusivo te permitirá vivir cualquiera de ellas: nos encargaremos de reservar los servicios que necesites y de poner a tu alcance los mejores profesionales, que a menudo viven en un poblado nubio o son profundos conocedores de su forma de vida. ¡No pierdas la ocasión de enriquecer tu viaje a Egipto con una experiencia etnográfica y cultural de lo más interesante!

Pueblo Nubio casas