LlamarPresupuesto

El río Nilo: lo que debes saber sobre la columna vertebral de Egipto

El río Nilo es mucho más que una gran corriente de agua natural. Fue y sigue siendo el eje principal del país: a nivel geográfico, se trata de su columna vertebral de Egipto, y a nivel cultural es el lugar mítico que sirvió de fuente de inspiración para su antigua religión. Y por supuesto, es fuente de vida y riqueza, sobre todo por las posibilidades agrícolas que ha ofrecido (y continúa ofreciendo) a los habitantes de este país. 

En la actualidad, el río Nilo también representa todo un atractivo turístico gracias a los cruceros que se organizan por su cauce, especialmente en el Alto Egipto. De ello se encarga nuestra agencia, tanto en embarcaciones tradicionales como en motonaves. Por su importancia en la vida, la cultura y la economía del país, le dedicamos esta página, donde conocerás todas sus peculiaridades y datos de interés.

El Rio Nilo en Egipto

Principales datos del río Nilo

Antes de profundizar en la importancia que tiene el río Nilo para Egipto, conviene conocer rápidamente sus principales datos:

  • Longitud total: 6.853 km. Esto lo convierte en el segundo río más largo del mundo, sólo por detrás del río Amazonas en Sudamérica
  • Lugar de nacimiento: río Kagera (Burundi y Ruanda, a unos 2.700 msnm), que es el principal tributario del Lago Victoria, donde tradicionalmente se solía establecer el nacimiento del río Nilo
  • Desembocadura: mar Mediterráneo
  • Países que atraviesa: 10. Burundi, Ruanda, Tanzania, Kenia, República Democrática del Congo, Uganda, Etiopía, Sudán del Sur, Sudán y Egipto
  • Caudal medio: 2.830 m3/s
  • Partes en que se puede dividir (desde el nacimiento hasta la desembocadura):
    • Fuentes del Nilo: engloba las diferentes fuentes que originan del río Nilo en sus primeros centenares de kilómetros. De hecho, el río Kagera tiene a su vez su nacimiento en los ríos Nyabarongo y Ruvubu, en Ruanda y Burundi, respectivamente. Y a estos se unen otros cauces, por lo que este primer tramo está bastante ramificado hasta llegar al Lago Victoria.
    • Nilo Blanco: es una suma de cursos fluviales y afluentes que se suceden al norte del Lago Victoria. Tiene una longitud de unos 3.150 km
    • Nilo Azul: aparte del Nilo Blanco, existe otro ramal importante del que se nutre el río Nilo, llamado Nilo Azul. Nace en el Lago Tana de Etiopía, en el Macizo Etíope, y tiene una longitud de unos 1.600 km.
    • Nilo Medio: el Nilo Blanco y el Nilo Azul convergen en Jartum (Sudán), desde donde prosigue durante 1.800 km aproximadamente como un curso unitario que recibe el nombre de Nilo Medio. Se caracteriza por discurrir por terreno desértico y por la sucesión de seis cataratas. Entre la primera y la segunda atraviesa la frontera entre Sudán y Egipto. Y nada más acceder a territorio egipcio, el río Nilo se embalsa en el actual el Lago Nasser
    • Nilo Inferior: este último tramo discurre íntegramente en territorio egipcio, entre Aswan (tras la primera catarata y el Lago Nasser) hasta la desembocadura en el mar Mediterráneo

El río Nilo en Egipto

Por tanto, repasando las partes en que se divide el río Nilo desde su nacimiento, nos damos cuenta de que por Egipto discurre ‘sólo’ su parte final. Sin embargo, no es poco: más de 1.500 km de cauce en dirección sur-norte. Y eso da lugar, a su vez, a otra subdivisión que explicamos más a fondo en la página dedicada a la Geografía de Egipto:

  • Alto Egipto: engloba desde el Lago Nasser (de la frontera con Sudán hasta Aswan) hasta El Cairo, aproximadamente. También se conoce como Valle del Nilo. Aquí, el cauce del río forma una vega fértil de unos 20 km de anchura media. Más allá de esta vega, se encuentran el Desierto Occidental (o Libio) y el Desierto Arábigo, creando un paisaje de extrema aridez, salvo en unos pocos oasis dispersos.
  • Bajo Egipto: se refiere al Delta del Nilo, desde El Cairo hasta el mar Mediterráneo. Se trata de una singular y vasta desembocadura, que forma un triángulo o una letra delta (Δ) invertida para los antiguos griegos. Esta peculiar forma se debe a que en su momento, el río Nilo tuvo 7 ramales. En la actualidad sólo tiene dos: el de Rosetta y el de Damieta. Entre una y otra desembocadura hay unos 160 km, y unos 240 km entre su ciudad más oriental (Puerto Said) y la más occidental (Alejandría). Es el terreno más fértil y, por ello, concentra aproximadamente al 40% de la población del país

Las crecidas del río Nilo: la clave de todo

La sola presencia del río Nilo no fue lo que hizo posible el surgimiento y el desarrollo del Antiguo Egipto, una de las civilizaciones más avanzadas para su época. Lo que de verdad hizo sostenible su economía y sus formas de vida fueron las crecidas de su cauce. Se trataba de un fenómeno natural que ocurría con una periodicidad anual e implicaba que el nivel de las aguas del Nilo crecieran hasta inundar las vegas situadas a una y otra orilla del río.

El motivo de estas crecidas del río Nilo hay que buscarlo miles de kilómetros al sur, en los primeros tramos de esta gran arteria fluvial. Especialmente, en el Nilo Azul, uno de los dos ramales que nutren su caudal desde el Nilo Medio en adelante. El Macizo Etíope, donde nace este ramal, experimenta una intensa estación húmeda entre mayo y agosto, cuando se desencadenan copiosas lluvias monzónicas. Esto, junto a la crecida del río Sobat en el Nilo Blanco, provoca un gran aumento del caudal que se va trasladando paulatinamente hacia el norte, sobrepasando las seis cataratas y llegando a Egipto a partir de junio-julio. 

Por tanto, el ciclo anual del río Nilo era, según su ritmo de crecidas:

  • Julio-noviembre: época de inundación
  • Noviembre-marzo: época de retirada de las aguas, conocida como surgimiento (de las tierras) o germinación
  • Marzo-julio: época de cosecha

Aunque era un ciclo anual, podía haber variaciones climáticas que reducían o aumentaban las lluvias monzónicas en el Macizo Etíope. Y eso trastocaba el sistema agrícola egipcio, ya fuera por exceso de inundación del río Nilo o por defecto. Además, el alcance y el momento de las crecidas variaban según la zona geográfica. Construcciones como el Nilómetro, hoy visitable en El Cairo, predecían cómo sería la crecida de ese año. Se suelen estimar las siguientes diferencias entre Aswan (sur de Egipto y final del Nilo Medio) y El Cairo (ubicación más avanzada, antes de la formación del Delta):

  • Aswan: el aumento del nivel se empezaba a notar desde junio. A finales de octubre alcanzaba el máximo, con una crecida de casi 14 metros
  • El Cairo: se empezaba a notar una semana después que en Aswan y la crecida máxima llegaba a los 7,5 metros, aproximadamente
Crucero por el Rio Nilo

La presa de Aswan y el Lago Nasser

Las crecidas del río Nilo dejaron de ocurrir a mediados del siglo XX por la acción del hombre: durante el mandato de Gama Abdel Nasser, se construyó la gran presa de Aswan para represar el cauce al entrar en el país, más al sur de Aswan. Eso dio lugar al Lago Nasser, que tiene una pequeña parte en Sudán, junto a Wadi Halfa, donde recibe el nombre de Lago de Nubia.

Este lago tiene un tamaño aproximado de 550 km de longitud y una anchura variable que alcanza los 35 km en su punto más alto. Este megaproyecto, como es de imaginar, tuvo un gran impacto no solo natural, sino también económico, social y cultural. Entre otras cosas, provocó el desplazamiento de la comunidad nubia ubicada en el sur de Egipto debido a la anegación de sus poblados. 

También obligó a desmontar piedra a piedra templos y monumento del Antiguo Egipto situados en la zona, trasladándolos a una cota más alta para evitar su ruina. Abu Simbel es el más famoso de todos, pero también otros. Una tarea para la que fue necesaria ayuda internacional y, como señal de agradecimiento, el gobierno egipcio regaló templos a los principales colaboradores. España fue uno de ellos, recibiendo como presente el Templo de Debod, hoy en un parque de Madrid.

Por tanto, el cauce del río Nilo es en la actualidad constante y no sujeto a variaciones estacionales significativas, pues la presa de Aswan lo regula. Este control del cauce permite, a su vez, las comunicaciones por barco entre las ciudades de Aswan y Wadi Halfa en el Lago Nasser. Y sobre todo, permite la realización de cruceros turísticos por todo el Alto Egipto, que nuestra agencia organiza a medida.

Presa de Aswan en Egipto

Importancia religiosa del río Nilo

A falta de una explicación científica que permitiese comprender por qué se producían las crecidas del río Nilo, la civilización del Antiguo Egipto desarrolló su propia teoría. Y como es habitual en estos casos, recurrió a la religión, estableciéndose un sólido vínculo entre uno y otra.

La mitología egipcia daba, en realidad, varias explicaciones. Una de ellas, muy difundida en la región de Gebel el-Silsila, otorgaba al dios Hapi el protagonismo: esta deidad vivíaen una cueva rupestre en el entorno de las cataratas del río Nilo, junto con un harén de diosas rana. Y de ella emergía cada año para provocar así la crecida de las aguas. La otra teoría apunta a la diosa Isis: las lágrimas que le provocaba la muerte de su esposo y hermano Osiris propiciaban anualmente la crecida. Esta inundación, que se consideraba divina, se celebraba con una festividad religiosa el 15 de agosto, con una duración de varias semanas.

Además de este mito y esta conmemoración de la crecida, se puede decir que este fenómeno influyó en la visión del mundo de los egipcios y, en particular, en la explicación que daban al origen del universo (las cosmogonías). Según las diferentes teorías (heliopolitana, hermopolitana y menfita), el origen de todo estaba, de una u otra manera, en las aguas primigenias de donde surgieron los dioses creadores, diferentes según una teoría u otra. Esas aguas podrían inspirarse en el propio cauce del río Nilo que, en su retirada, hacía surgir o germinar el resto de elementos.

Río nilo al atardecer

Importancia económica del río Nilo

El río Nilo fue y sigue siendo uno de los grandes motores económicos de Egipto, pues en torno a él se desarrolla buena parte de su actividad económica. Su importancia fue fundamental durante el Antiguo Egipto, puesto que el fascinante fenómeno natural de sus crecidas agudizó el ingenio y la ingeniería de sus gentes, empujándolas a desarrollar sistemas de irrigación y canalización para aprovechar ese flujo de agua y ese aporte de limo que transportaba, verdadera clave para la fertilidad de los terrenos.

Los diferentes proyectos desarrollados en El Fayum son un buen ejemplo de ello, ya desde tiempos tan tempranos como los años del Imperio Medio. Pero esta importancia se mantuvo después con todas las civilizaciones posteriores, incluso después de la conquista musulmana. Así lo demuestran los sucesivos proyectos de mejora de la irrigación, una técnica en la que los árabes eran especialmente expertos. Así hizo, entre otros, Saladino, quien renovó el Canal de José o Bahr Yussef en El Fayum en el siglo XII.

Pero a pesar de su dominio de esta técnica, las variaciones en las crecidas del río Nilo podían ocasionar periodos de malas cosechas, hambruna e inestabilidad social. Así ocurrió, por ejemplo, en tiempos del califa fatimí Al-Mustansir (mediados del siglo XI), desencadenando una gran crisis, agravada por conflictos bélicos con turcos y bereberes.

Con los avances industriales surgidos a partir del siglo XIX, que diversificaron la economía egipcia y mejoraron las técnicas de regadío, el peso del río Nilo en la economía del país disminuyó. Pero dadas las duras condiciones para la vida que ofrece el desierto, todavía la gran mayoría de la población egipcia vive en las riberas o en el delta de esta gran arteria fluvial, cuyos cultivos aún representan más del 10% del PIB del país.

Y a ello se suma el motor económico que supone para el turismo, pues uno de los grandes atractivos para quienes visitan el país es precisamente hacer un crucero por las aguas del río Nilo. Y lo es tanto por su belleza natural como por los tesoros histórico-artísticos que cobija, así como por las comodidades de las embarcaciones que surcan por sus aguas. En esta página puedes conocer más sobre los magníficos cruceros que ofrece nuestra agencia, ya sea en embarcaciones tradicionales o en motonaves, que te harán vivir una experiencia inolvidable.